Bienvenidas

Hola amigas…
En este blog encontrarán un espacio para expresarse libremente, siempre guardando el debido respeto que un lugar público amerita. Podemos subir noticias, inquietudes, fotografías, historias o cualquier información de interés para las travestis.

Para editar material envíenlo a
romina.novoa@hotmail.com.ar

Espero que el espacio llegue a ser de su agrado. Muchas Gracias.
Besitos!!!

domingo, 31 de marzo de 2013

Femeninas & Sensuales



F & S es una página de Facebook en la cual, por el momento, podemos encontrar material fotográfico de mujeres y travestis "Femeninas & Sensuales". Las invito a que den una vuelta por la página y vuelquen su opinión al respecto. Besis!!!


jueves, 24 de enero de 2013

miércoles, 15 de septiembre de 2010

La mariposa ya no vuela sola


Hola amiguis:

Aquí estoy nuevamente. En esta entrada quiero compartir con ustedes una tremenda alegría para mí. Como ustedes ya saben pertenezco a la rarísima especie de las travestis heterosexuales. Rarísima no en términos peyorativos, sino en el sentido de ser el tipo de travesti porcentualmente más bajo. El motivo que me mueve a escribir en esta ocasión es que estoy nuevamente en pareja. ¿Qué tiene de extraordinario que alguien esté en pareja? Nada, pero en mi caso sí, pues lo estoy con una hermosa humana que no solo me acepta en mi ambigua condición de travesti heterosexual, sino que le encanta disfrutar hermosos momentos cotidianos con mi alter ego: Romina.

Muchas travestis heterosexuales suelen hablar con migo y decir cuanto me "envidian", sanamente obvio, que haya habido mujeres en mi vida que no solo han aceptado mi travestismo, sino que lo hayan disfrutado como pareja. Suelen decirme que generalmente no se atreven a decírselo a sus parejas porque tienen la seguridad de que serán rechazadas, otras que lo han hecho y que a partir de ese momento su vida de pareja fue un martirio, algunas que las han aceptado pero sólo por amor al varón que conocieron, pero en realidad no aceptan la fémina que se esconde detrás de sus masculinos cuerpos.

Es cierto que todo depende de cómo sea la sociedad en la que uno vive. Generalmente es más probable que una sexualidad diferente sea mayormente aceptada en las grandes ciudades cosmopolitas, y que el conservadurismo propio de los poblados poco numerosos en habitantes condene cualquier tipo de sexualidad diferente, pero así como hay personas de sexualidades no convencionales en una megápolis, también las hay en pueblos pequeños, solo que la escasa población de estos lugares muchas veces obliga a que se mantenga en secreto nuestras inclinaciones sexuales.

Yo vivo en el conurbano bonaerense, en la Argentina, muy pegadita a la Ciudad de Buenos Aires. Soy una chica de barrio, como se suele decir por aquí. Si se me ocurriera salir a la calle producida como una dama sería una catástrofe para mí, pero la vecindad con un conglomerado urbano como la ciudad capital de Argentina me permite hacer escapadas cada tanto en mi versión femenina que tanto disfruto. Ese conglomerado de gente desconocida y de mentalidades diversas nos permite desarrollar nuestro lado “prohibido” con mayor tranquilidad y al mismo tiempo mantener en “secreto” nuestra dualidad de género. Esto nos alivia tensiones, nos permite gozar sanamente de nuestro lado femenino y, además, conocer a otras personas como nosotras o a un mayor número de mujeres que se sientan atraídas por nuestra doble condición.

¿Cualquier mujer se sentirá atraída por una travesti? No, por supuesto. La mayoría de las mujeres huirían despavoridas de nuestro lado si se enteraran de que ese macho implacable que tienen al lado goza de vestir con encajes, lycra y breteles y que, para colmo de “males”, le gustan las pinturas faciales más que a ellas ¿Pero que tipo de mujer sería feliz al lado de una travesti heterosexual? Evidentemente una mujer que tenga un perfil de personalidad tan ambiguo como el nuestro, una mujer que en determinados momentos deje aflorar su lado masculino.

La masculinidad en una mujer es algo mucho más común de lo que solemos creer. Sobre todo en el ámbito sexual. Una mujer masculina no es necesariamente lesbiana, como también es cierto que hay lesbianas tan femeninas o más que las más femeninas entre las heterosexuales. Una mujer masculina lo es por personalidad e inclinación sexual desde el plano de lo inconsciente. Culturalmente la cuestión de género es muy clara, pero en el plano individual esos límites no son tan definidos. Hay una zona de transición entre lo masculino y lo femenino más que difusa en la cual suele haber una transgresión de esos valores culturales en ambos géneros. Es así como una persona sana en su psiquis se permite cruzar esos límites en mayor o menos medida, sin ser reprimidos por completo sus deseos por la cuestión moral. Mi novia, por ejemplo, se enteró que le excita lo femenino recién a los 40 años. Sí, como leyeron, a los 40 años de edad.

Hasta ese momento ella nunca había estado con una travesti de mis características, hasta que supo de mí jamás había sospechado que la excitaría tanto tener sexo lésbico, aunque sea con una travesti. Hemos tenido fantasías sexuales de todo tipo, pero la que más la descontrola es asumir el rol activo mientras yo, travestida, ejerzo el pasivo. Esto no nos convierte en seres perversos y diabólicos, al contrario, el estado de éxtasis que alcanzamos nos permite aliviar tensiones de una manera formidable, pues al no reprimir nuestros lados “prohibidos” logramos reafirmar nuestras personalidades y reconciliarnos con nuestros géneros.

Aunque aun solo me he travestido con ella en la intimidad, hemos trascendido la simpleza de lo erótico-sexual y hemos compartido momentos hasta de romanticismo, como por ejemplo el festejo de mi cumpleaños como travesti fuera del closet, el 19 de junio. Ella preparó una cena romántica, con velas incluidas, y me agasajó sorpresivamente en tan importante fecha para mí. La emoción fue tremenda, no había lugar para el varón que delatan mi documento de identidad y mi aspecto cotidiano, solo fue una noche planeada para nosotras: Romina y ella, sin intrusos.

No quiero aburrirlas extendiéndome en demasía con mi historia personal, pero siento la imperiosa necesidad de contarles esta tremenda alegría. Compartir este momento de felicidad después de tantas frustraciones es para mí una manera de homenajear y agradecer a todas las personas que me quieren y las que, aun si conocerme, suelen leer mis escritos, aunque sea esporádicamente. Muchas gracias amigas, sigamos luchando por la igualdad construyendo un mundo para todas y todos los humanos.

Besis J

sábado, 29 de mayo de 2010

Volvió la oscura golondrina

Después de muchísimo tiempo he vuelto al ciberespacio. Disculpen que no haya aparecido por tanto tiempo, pero tuve algunos traspieces que me hicieron volver al placard. Pero aquí estoy nuevamente, con fuerza renovada, para comunicarles que poco a poco estoy volviendo a escapar de los recóndito de mi habitación y que pronto volveré a las calles. todavía no se cuando, pero estoy segura que lo haré.

El evento que hizo que volviera a aparecer es mi nuevo noviazgo. Como todas saben soy CD lésbica, y me gustan las mujeres. Por razones de intimidad de mi pareja no revelaré su nombre, pero puedo contarles que ella está feliz de descubrirme y descubrirse, pues nunca había compartido su intimidad con una Cross, y está fascinada con la experiencia.

Cuando vuelva a trotar las calles lo haré con ella, pues desde que salí por primera vez con las chicas de la Banda del Golden Cross, siempre tuve la ilusión de salir travestida junto a mi novia. Bueno, ahora ya tengo novia, y no solo eso, sino que también le encanto como mujer y es muy probable que comparta alguna salida juntas. Es cuestión de que se acostumbre a este nuevo mundo y se atreva a recorrer las calles junto a mi.

Las quiero mucho a todas, y disculpen mi desconsiderada ausencia.

Besitos.



domingo, 19 de julio de 2009

Tiempos (poesía)

Tiempos son los que me piden.
Tiempos son los que me agobian.
Tiempos son los que definen
los tiempos de victorias y derrotas.

Tiempos son los que me oprimen.
Tiempos son los que me acotan.
Tiempos son los que suprimen
los tiempos de dicha o de gloria.

Tiempos son los que despiden.
Tiempos son los que abarrotan.
Tiempos son los que me imprimen
los tiempos de crudas paradojas .

Tiempos son los que me siguen.
Tiempos son los que me roban.
Tiempos son los que persiguen
torturando mi alma en bancarrota.

Ro


Preguntas, sólo preguntas. (poesía)

¿Quien sabe en dónde está la felicidad?
¿Alguien la robó? ¿Alguno la
tiene?
¿Quién sabe que sufro en soledad

mis propias risas, que a tantos entretiene?

¿Quién pudiera sostenerme al caminar
para poder sortear los baches y barreras?

¿Quién podrá curarme de este mal

que es la dura soledad en un mundo de quimeras?

¿Quién puede regalarme alguna vez
una ilusión, una caricia de amor,
y que acepte que soy lo que se ve,
y que en un mismo cuerpo están los dos?

¿Quién será la que un día aceptará
de la mano del amor el camino recorrer?
¿Quién será la que un día aceptará
mi alma de doncella, y mi cuerpo de corcel?

Ro

domingo, 12 de julio de 2009

Etiquetas - por Romina Novoa

Holis chiquis...

Travesti de closet, Cross y Travesti Full, no necesariamente son términos que implican mayor o menor grado de feminidad, sino de exposición en público. Obviamente que la travesti de closet sólo traviste en la "seguridad" de su habitación, pero a medida que toma confianza en sí misma y pierde el miedo puede pasar a ser una Cross. La Cross viste públicamente sólo en algunas oportunidades, y la travesti full lo hace todos los días, las 24 horas.

La cuarta forma de travestismo trasciende las fronteras del tiempo y el espacio, pues no sólo modifica su indumentaria, sino también su propio cuerpo, de ahí el uso del término transgénero. Todas Travesti Trans o Transexuales comienzan modificando su pecho, otras también lo hacen con sus glúteos y caderas, y a las más osadas les operan el pene y les hacen una vagina.

Las travestis ni siquiera tenemos una sexualidad definida. Las hay homosexuales, bisexuales y heterosexuales, y eso no nos hace ni más ni menos femeninas. La definición de travestis heterosexuales y homosexuales no presenta ninguna dificultad en su explicación, pues corre la misma que para las mujeres y varones. En dónde puede haber algún tipo de complicación es en la definición de travestis bisexuales, pues las hay que mantienen relaciones ya sea con varones, mujeres y travestis de cualquier tipo, las que lo hacen con mujeres y travestis solamente y las que lo hacen con mujeres y travestis sólo full o trans. También hay travestis que sólo mantienen relaciones con otras travestis y varones, pero todas estos encasillamientos no son rígidos, pues cada tanto se puede dar la posibilidad de también cruzar estas fronteras de la sexualidad.

Todas estas categorías sólo sirven para diferenciar el grado de exposición y de transformación y el tipo de sexualidad, pero no para diferenciarnos una de otras como humanos. Todas somos travestis, todas sentimos la feminidad a flor de piel, es absurdo que no nos definamos como travestis, pero a veces es necesario complicarnos la vida con estas etiquetas para que la gente que no nos conoce sepa que tipo de travestismo tenemos y evitar que nos hagan más preguntas tontas como: “¿y te vestís de mujer todo el tiempoooo?” “¿te gustan sólo los varoneeees?” “Bla, bla, bla”

Claro está que cuando les explicamos las diferentes formas de practicar el travestismo hay gente que se sorprende y desorienta más. Particularmente voy a contar mi caso. Yo soy travesti lésbica, no me atrae lo masculino para nada. El 95% de mis relaciones fueron con mujeres, y el resto con travestis: tres Full y una Cross. Cuando cuento, o gente amiga cuenta, sobre mis preferencias sexuales hasta hubieron gays que no podían concebir que haya “varoncitos” que visten de “mujer” y que les gusten las mujeres, pero ese desconocimiento lo atribuyo a que hace muy poco tiempo que decidimos salir a la calle y mostrarnos, contar cómo somos, que cosas nos pasan, qué cosas nos gustan. En la medida de que vayamos ganando espacios y digamos acá estamos, la sociedad pacata en la que vivimos tomará conciencia que las cosas no sólo son blanco o negro, o que hay grises, sino que hay un espectro de colores tan amplio que pronto estas etiquetas sólo servirán para ganar tiempo a la hora de establecer una relación. Mientras tanto hay que remarla.

Como podrán ver, hay que ser bien machito para ser travesti en estos días… jajajjaaja.

Besitos!!!